La química de la estatuilla de los Oscars

Hoy domingo 24 de febrero de 2019 se celebra la 91.° de los Premios a la Academia en el Teatro Dolbys en los Ángeles California.

Desde 1929, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos ha entregado las codiciadas estatuillas de los Oscars a los logros más notables en diversos campos relacionados con el cine. Para premiar a los, en su criterio, mejores profesionales del año anterior, se hace entrega de una estatua muy particular que tiene detrás de sí más química de lo que parece.

Resultado de imagen para oscars

Originalmente, la estatua se fabricaba en bronce (cobre con estaño en una proporción cercana al 12 %) sólido y se bañaba en oro, pero unos años más tarde se empezó a utilizar un metal diferente para la base: el peltre inglés o britannium.
El peltre inglés es una mezcla de metales que recuerda a la plata por su superficie suave, y su composición suele ser de un 92 % de estaño, un 6 % de antimonio y un 2 % de cobre. Tiene un punto de fusión relativamente bajo en comparación con, por ejemplo, la plata (255 º C frente a los 962º C de la plata), por lo que es fácil de moldear.

Esta mezcla de metales era más tarde chapada en cobre, luego con alpaca (una mezcla de zinc entre un 8 y un 45 %, cobre en un 45 – 70 % y níquel 8 – 20 %), y finalmente en oro de 24 quilates.

Composición porcentual de metales usados en la fabricación de los Oscars.

Fuente: elceluloidedeavogadro

Sin embargo, durante los años de la Segunda Guerra Mundial, hubo escasez de varios metales, y los Oscars de tres ediciones se hicieron de escayola (sulfato cálcico o yeso de grano muy fino) pintada de dorado. Tras la guerra, la Academia intercambió a casi todos los galardonados los premios de pacotilla por unos metálicos y bañados en oro. A día de hoy, el Oscar de escayola del australiano Ken G. Hall por su documental “Kokoda Front Line!” (1942) sigue sin ser devuelto.

A partir de la edición de 2016, la más reciente en el momento de escribir este post, se volvió a utilizar bronce como metal de base. Se escaneó digitalmente un Oscar de 1929 y se fabricaron moldes de cerámica impresos con tecnología en 3-D, que posteriormente se llenaron con el bronce fundido.

Resultado de imagen para oscars

 

Para darle ese color tan dorado y reluciente, la estatuilla de bronce se pulen y se bañan en oro de 24 quilates mediante galvanizado, un procedimiento electroquímico que consiste en utilizar una corriente eléctrica para, primero, oxidar o hacer que átomos del oro de una placa (ánodo) pierdan electrones, y posteriormente reducir o hacer que los cationes metálicos que se han separado de esta plaquita ganen electrones y se vayan “pegando” sobre el cátodo, que en ese caso es nuestro Oscar de bronce pulido. 

 

FUENTE: http://elceluloidedeavogadro.blogspot.com

Sobre nosotros Mariangel Zapata

Hola bienvenidos a mi blog.  Mi nombre es Mariangel Zapata, tengo 32 años y soy profesora de Química titulada en la Universidad Pedagógica Experimental Libertador en la ciudad de Maturín, Venezuela. Esta web es un proyecto que decidí emprender con la finalidad de fomentar el estudio de la química desde una perspectiva más sencilla, enfocada en la relación ciencia-cotidianidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.